Newsletter: Consejos deportivos

Se trata de un tema delicado porque el deporte se ve influenciado por todos los aspectos de nuestra vida: qué comemos, cuánto y cómo descansamos, nuestro estado de salud/forma actual, etc. –> Dar consejos que sirvan para todo el mundo y todo el tiempo es imposible, de modo que prefiero abrir con esta premisa para que puedas empezar a identificar qué te puede ser útil a ti, y qué no.

Por ejemplo, dado que un consultor tiene muy poquito tiempo libre, pretender entrenar 5 días a la semana hora y media está fuera de nuestro alcance. Una posible solución para conseguir resultados similares es pasarse a los ejercicios de alta intensidad, e intentar entrenar 4-5 días media hora o similar. ¿Problemas con esto? 1. Si no estás en forma antes de empezar a hacerlo, es imposible aguantar. 2. Entrenar tanto y a alta intensidad cuando descansas poco, vives estresado y probablemente tampoco comas especialmente bien es una receta para sentirnos peor en lugar de mejor: bajada de defensas, sobreentrenamiento, recuperaciones incompletas… directos al desastre!

Pero entonces, ¿qué me propones? ¿que no haga nada y me vaya a comer galletas? Mmmmm… no. Te propongo entrenar menos, mejor, y eligiendo los días estratégicamente.

– Entrenamiento de alta intensidad, pesas con pesos altos, o correr distancias muy largas? Resérvalo para los días que puedas garantizar que esa noche dormirás bien (viernes/sábado/milagro).

– Algo de running, ejercicios tipo calistenia (con tu propio peso), o pesas ligeras? Para cualquier día entre semana que consigas media horita para entrenar.

Pasear a buen ritmo: cualquier día, en cualquier momento. Especialmente para hacerlo con gente, pareja, hijos… -aunque en el último caso no hablo por experiencia propia!- y poder disfrutar de compañía o tiempo juntos a la vez que te aseguras de no estar tirado en el sofá. Win-win.

Una posible manera de enfocarlo es tener una sesión dura de gimnasio el viernes o el sábado en la que se ataca al cuerpo entero (por ejemplo, dos mitades de 40 minutos), un paseo rapidito/bicicleta de una hora por un parque otro día del fin de semana (un partidillo con los amigos también vale, aunque las cerves de después no las incluyo), y un día entre semana salir a correr un rato y hacer unas flexiones o hacer una rutina de circuito que se pueda hacer en casa. [Según nuestro estado de forma adaptaríamos lo que hacemos específicamente en los dos entrenamientos, incluyendo duración.] Eh, eh, eh, pero eso son tres días y suena dificilísimo!!! Ha sido aposta… mi sugerencia personal sería comprometerme primero a hacer lo del paseo/actividad deportiva durante un mes, luego incluir el otro entrenamiento del finde, y por último empezar a atreverse a hacer cositas entre semana. La razón es sencilla: durante el finde tendrás control casi completo de tu horario y -en principio- te será más sencillo asegurarte de que cumples.

Oye Kike, una última cosa, a mí me han hablado de una rutina de 7 minutos que dicen que es científica y la repanocha. ¿Qué opinas tú?

[Ver: http://well.blogs.nytimes.com/2013/05/09/the-scientific-7-minute-workout/?_r=0] El concepto es bueno, pero la ejecución es muy deficiente. Está bien para sudar un poco en 7 minutos, pero la elección de ejercicios no es la correcta: cuando uno pretende entrenar -y a alta intensidad- en poco más de 5 minutos no puede hacer ejercicios que apenas involucren un par de músculos sino que debe intentar hacer ejercicios que involucren a todos los músculos posibles [e.g., sentadillas, flexiones, dominadas…]. Desde luego eso es infinitamente mejor que nada!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s